LA SEMANA MAYOR: FIESTA DE LIBERTAD Y VIDA

Editado 21.03.2016 por Luis

Por Leonel.do

La Semana Mayor se celebra en nuestro país desde los orígenes de su historia cuya tradición se mantiene viva años tras años. Por tal motivo les traemos en esta entrega una explicación que llenará esas inquietudes respecto a cómo se originó la Semana Santa o Semana Mayor. La fecha de la Pascua Judía es calculada por la primera luna llena siguiente al 21 de marzo. El mes judío comienza con el primer cuarto de luna creciente desde que Moisés dijera a su pueblo: “La próxima luna llena salimos de Egipto”.

 

Recordemos que según la tradición, cuando los judíos eran esclavos en Egipto, hace miles de años atrás, fueron forzados por un faraón para que arasen y se convirtieran en siervos. El faraón los hizo construir grandes edificaciones a través del trabajo forzado, por días enteros desde la salida del sol hasta la oscuridad, sin descanso ni consideración alguna. Entonces, Dios envió a Moisés y Aarón a que los liberaran. El faraón se negó a darles la libertad y por esto él y su pueblo egipcio fueron castigados con diez plagas por obra del Todopoderoso de los judíos.

 

Precisamente recordar ese éxodo del pueblo judío y el fin de la esclavitud en Egipto es el motivo detrás de la Pesach o Pascua Hebraica, una de las más grandes y antiguas fiestas celebradas en Israel aún hoy en día, y esparcidas por todo el mundo. Así, numerosas tradiciones se suman a esta semana; una de ellas es cuando se eliminan los alimentos que contengan levadura hasta que finalicen las fiestas. Luego, celebrada a través del espíritu de recogimiento e introspección, durante ocho días cada familia participa de los momentos más simbólicos de la fiesta: durante la primera noche, la persona más anciana de la casa junto al más joven hacen un recuento de toda la historia del conflicto del pueblo hebreo y el faraón de Egipto, desde las llamadas “diez plagas” hasta llegar a la fuga de todo el pueblo y finalmente la libertad.

 

Esa misma noche, y la siguiente, se realiza el Seder, que son las cenas en un orden preciso, como un ritual que alterna la alimentación, la lectura del Heggadah y la oración. Cada platillo está relacionado al tipo de salida con escape de los judíos en Egipto. Antes de comer se bendicen los alimentos, y el líder quiebra una de las piezas de matzah en dos y esconde una mitad; este es el popular Afikoman, el cual es buscado alegremente por los niños. En los tiempos antiguos cuando un cordero no era sacrificado en el templo, una pieza de matza era comida, por eso se le llama Afikoma, palabra griega que significa “postre”. Entonces, el niño más pequeño hace las típicas cuatro preguntas: ¿Por qué se come matzah?, ¿Por qué todos comen hierbas amargas?, ¿Por qué la comida es mojada en agua salada?, ¿Por qué todos se reclinan?

 

Algunas familias mantienen la puerta abierta como símbolo de que el profeta Elías pueda entrar, ya que tradicionalmente él representa la esperanza. La Seder termina con oraciones de agradecimiento y canciones. En algunas casas se usan canciones folklóricas o típicas del linaje. Una canción muy conocida entre los askenazies es “Had Gadya”, la cual enseña sobre la soberanía del Eterno, quien exterminará lo malo de manera que el mundo sea un mejor lugar para vivir.

 

La Pesach es una fiesta de libertad, una conmemoración milenaria en la que los hijos de Israel celebran su Pascua; lo hicieron años atrás entre las alambradas de los guetos durante la Segunda Guerra Mundial y la continuaron en las arenas del desierto y en las bodegas de los barcos que los llevaban hacia la tierra prometida; la celebraron y todavía la celebran en cada lugar donde haya una familia judía, con los ventanales abiertos o en el rincón de un húmedo sótano. Sin duda alguna, la celebrarán el año próximo en todo el mundo para que su historia no quede relegada al olvido. El cristianismo adoptó esta práctica y hoy se conoce como Semana Santa.

 

Leonel l Febrero-30-2