Carta de Leonel Fernández sobre el fallecimiento de Fidel Castro

Editado 28.11.2016 por Luis

El pasado viernes 25 de Noviembre, el mundo recibió la noticia de que Fidel Castro había fallecido. En medio de su agenda de trabajo como presidente de la Fundación EU-LAC, el doctor Fernández manifestó sus condolencias y reacción por el fallecimiento del líder cubano, al embajador de este país en nuestra isla, Carlos de la Nuez López a través de la siguiente carta:

Santo Domingo, Distrito Nacional
26 de noviembre de 2016.

Señor:
Carlos de la Nuez López
Embajada de la República de Cuba
Santo Domingo, Distrito Nacional
Su Despacho.-

Excelentísimo Señor Embajador:

Nos permitimos expresar, a través de su persona, nuestras más sentidas condolencias al gobierno y al pueblo de Cuba, por el sentido fallecimiento del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro.
Fidel siempre será recordado como una de las figuras más carismáticas, talentosas e influyentes no sólo de América Latina, sino del mundo.
Sus luchas incesantes e infatigables en favor de las grandes transformaciones de la humanidad, le concitaron el respeto y la admiración de amplios sectores a nivel global.
Por más de medio siglo, Fidel encarnó con determinación e indiscutible valor el sentimiento de los pueblos latinoamericanos y caribeños por su dignidad, soberanía e independencia.
Fidel Castro fue un amigo solidario de la República Dominicana, lo que puso en evidencia en diferentes trágicos episodios de nuestra vida nacional.
Tuve el honor de compartir en distintas ocasiones con él, y en todo momento pude constatar a un hombre de fuertes convicciones, gran sentido de la historia y comprometido con la construcción de un nuevo orden mundial, más justo e incluyente.
Como toda figura pública, Fidel Castro es sujeto de controversia, pero independientemente del juicio que pudieran tener sus adversarios, lo cierto es que con su fallecimiento desaparece una de las grandes figuras del siglo XX, que ocupó un sitial de honor en el escenario internacional.
Que en paz descansen sus restos, y que su ejemplo de líder revolucionario sirva de inspiración a las nuevas generaciones imbuidas del deseo de luchar por la paz y el bienestar de los pueblos del mundo.

Con sentimientos de consideración,

Atentamente,
Leonel Fernández